Consulta Rápida:
Necesito el precio de , la capacidad , el combustible , la presión . Mi nombre es , Mi E-mail es , Mi número de teléfono es ¡Por favor, envíenme la información detallada!

Fomentar el uso de calderas de biomasa

El Gobierno de Extremadura ha publicado un informe sobre la idoneidad de sustituir calderas convencionales por calderas de biomasa en la región, especialmente en instituciones públicas e industriales. Un estudio que apoya el proyecto Altercexa II para fomentar la producción de energía con fuentes alternativas en las regiones de Centro, Alentejo y Extremadura.

El proyecto Altercexa II, aprobado en el marco de la segunda convocatoria del Programa Operativo Territorial Transfronteriza España-Portugal (2007-2013) y coordinado por la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía del Gobierno de Extremadura, tiene el objetivo general de fomentar la producción de energía con fuentes alternativas. Por ello, se ha publicado el “Estudio de necesidades de sustitución de calderas convencionales por calderas de biomasa en el sector público e industrial de Extremadura para el proyecto de cooperación transfronteriza España-Portugal”, donde se destacan las bondades de esta fuente de energía renovable.

Las entidades participantes en el proyecto Altercexa II, liderado por el Gobierno de Extremadura (universidades, centros de investigación, autoridades regional y locales) comparten la preocupación y trabajan hacia la aportación de soluciones desde el territorio que cubren a los grandes problemas del calentamiento global y la dependencia energética de fuentes no renovables y deslocalizadas. De ahí que se plantee el objetivo común de dedicar esfuerzos a la búsqueda de soluciones y mejores tecnologías en la producción de energías alternativas, más respetuosas con el entorno y de origen local, como son la energía solar, eólica, biomasa, hidrógeno, etc.

Beneficios de la biomasa

Según el estudio, la biomasa supone, para Extremadura, un sector económico de una enorme y creciente importancia estratégica para el desarrollo de las energías renovables dentro de un modelo económico sostenible. Pero, junto a sus posibilidades, la biomasa adolece de importantes problemas que deben resolverse, y que se basan en la creación de un mercado sólido que alcance toda la cadena de valor para cada posible aprovechamiento.

Los beneficios de la biomasa, aparte de los otorgados a los sistemas de producción de energías renovables, como la disminución de la carga contaminante provocada por los combustibles fósiles, también existen otros como propiciar el desarrollo rural y proporcionar el tratamiento adecuado de residuos, en algunos casos contaminantes, o gestionar los residuos procedentes de podas y limpiezas de bosques limitando la propagación de incendios.

El aprovechamiento de la masa forestal residual como combustible para caldera de biomasa es una de las soluciones para facilitar el saneamiento de los bosques. En este último caso podrían incluirse los rastrojos y pos agrícolas cuya quema tradicional en el campo conlleva un riesgo añadido de incendios.

Respecto a las aplicaciones energéticas, las calderas modernas de biomasa no producen humos como las antiguas chimeneas de leña, y sus emisiones son comparables a los sistemas modernos de gasóleo C y gas.

Objetivos del estudio

El objetivo del estudio, es realizar un análisis de la viabilidad técnica y económica de la sustitución de calderas convencionales, alimentadas por gas, gasóleo o fueloil, por calderas de biomasa, tanto en el sector público como industrial de Extremadura.

La comunidad autónoma de Extremadura es una de las mayores de España en potencial de residuos agrarios, forestales, ganaderos y agro-industriales susceptibles de aprovechamiento para usos térmicos.

Algunos estudios cuantifican en más de 750.000 t/año los residuos agrícolas, más de 350.000 t/año los residuos agro-industriales, en aproximadamente 1.000.000 t/año los residuos forestales y en unas 50.000 t/año los residuos mataderos. El conjunto de todos ellos supondría un potencial energético, basándonos en su poder calorífico inferior, de 8.576 GWh/año, del que una cantidad importante podría utilizarse para usos térmicos.